Basilisco – Criatura mitológica Griega

El Basilisco es una criatura mitológica griega que es descrita como una serpiente que posee un veneno tan letal que podía matar incluso con una simple mirada. Este ser mitológico era considerado como el rey de las serpientes, al pasar de los años se le ha ido representando de diversas maneras pero siempre conservando las características reptilianas. Su nombre proviene del latín basiliscus que significa pequeño rey, de ahí su atribución al rey de las serpientes.

Origen del Basilisco

Allá por el siglo VIII después de cristo se decía que el basilisco era una serpiente con una cresta en forma de corona, no tenía un tamaño fijo ya que variaba mucho de historia en historia. Se creía que el basilisco nacía del huevo de una gallina empollado por un sapo, aunque este no conservaba los rasgos físicos de dichas criaturas que se encargaban de darle vida.

En los escritos antiguos de Pinilo el Viejo de su obra Naturalis Historia, el basilisco era originario de la región geográfica de Cirene y no media demasiado, algo así como 20 dedos de longitud y tenía una marca característica en la cabeza de color blanco y forma de diadema.

El Basilisco además de poder matar con la mirada poseía también el poder de marchitar toda la flora de su entorno solo con su aliento tenía la capacidad de resquebrajar las piedras cercanas a él solo con su presencia, en pocas palabras era una criatura muy nociva para su entorno y para cualquiera que se atreviera a acercársele.

Maneras de matar a un Basilisco

Solo se conocen dos maneras de matar a un basilisco, la primera es con el canto de un gallo lo cual se dice que aterrorizaba tanto al basilisco que terminaba matándolo, y la segunda forma era con una comadreja la cual se dice era el único animal capaz de vencerlo debido a su olor, aunque la pobre comadreja tenía que pagar con su vida esta hazaña.

Leave a Reply