Cíclopes

En la mitología griega, los Cíclopes eran unos de los miembros de una raza de gigantes con un solo ojo en mitad de su frente. Había dos generaciones de ellos en toda la historia.

Ciclope

Leyenda de los Cíclopes:

Según la mitología griega dice que existen dos generaciones de cíclopes:

La primera generación dice que fue formada por tres hermanos, que habían sido llamados los “Artesanos Principales”.

La segunda dice que esta estaba formada por un tipo de grupo que era de cíclopes que vivían en Sicilia.

La primera generación de cíclopes

esta estaba formada por los hermanos, Arges que era el(resplandor), Brontes el (trueno) y Steropes el (relámpago). Estos tres cíclopes eran, junto a los titanes y a los gigantes de las cien manos, los hijos de Gaia y Urano. Estos se convirtieron en los herreros forjadores del Olimpo de los Dioses dada de su gran aptitud para manejar el metal. También forjaron el gran rayo de Zeus.

Urano, era uno de los que odiaba a sus descendientes, mantuvo a los ellos presos en el interior de Gaia (la diosa Tierra) hasta que fue abatido por uno de sus hijos: Cronus (un titán). Cronus temía mucho el poder de los inmensos ellos así que los volvió a encerrar de nuevo. Zeus fue el que rescató a los cíclopes y éstos con sus rayos ayudaron mucho a Zeus para poder vencer a los Titanes.

La segunda generación de cíclopes

eran la de los descendientes de Poseidón y estos no poseían la habilidad para la metalurgia que tenían sus antecesores. Se dedicaban en la mayoria de su tiempo al pastoreo en Sicilia, que era donde no vivían bajo ninguna ley.

El más famoso de estos cíclopes era Polifemo, que era uno de los protagonistas de La Odisea de Homero. En el relato se cuenta que Polifemo era especialmente cruel y que consiguió poder atrapar a Ulises y a sus doce compañeros, a los que encerró en una cueva para matarlos vivos. Día tras día estos estaban cayendo a miembros del grupo hasta que Ulises emborrachó con vino dulce al golfo de cíclope hasta poder dejarlo dormido. En ese momento le atacó e hizo mucho daño a su único ojo. Al día siguiente, con él prácticamente ciego, consiguieron escapar saliendo camuflados con el rebaño de cabras sin que nadie se diese cuenta.

Leave a Reply